Press "Enter" to skip to content

Perú, entre la percepción y la realidad

Hoy desperté con dos noticias lamentables en mis redes sociales, dos amistades buscando a personas desaparecidas en Perú, esto se suma a otros incidentes donde existen algunas fatalidades teniendo como fundamento la violencia delincuencial y esto a su vez genera una percepción de violencia generalizada, incluso con ciertos atisbos xenófobos. Pues bien, me di el trabajo de buscar algo de información y encontré algunas sorpresas.

Percepción

De acuerdo a un estudio realizado por la empresa encuestadora Ipsos en 32 países y publicado en el diario Perú 21 sobre las causas frecuentes de muerte, arrojó un dato impresionante, la percepción de la gente es diametralmente opuesta a la realidad. Este estudio contrastó 16 mil encuestas contra datos reales. En el gráfico siguiente pueden observar los resultados para el Perú.

(Fuente: Perú 21)

¿A qué se debe esta falsa percepción? A mi entender existe una falta de desarrollo de habilidades de pensamiento crítico en la población, esto se determina al observar como el grueso de la población sucumbre ante los titulares de la prensa, muchos de ellos sensacionalistas. Diariamente vemos publicadas una o dos noticias sobre crímenes, cuando se trata de un crímen importante, este también pasa ser noticia de primer orden en los noticieros televisivos y radiales y se convierten en tendencias en las redes sociales.

Si se trata de generar conciencia a través de estas publicaciones estaría bien, pero el problema ocurre cuando se distorsiona la noticia y las responsabilidades se comienzan a enfilar al mundo político o social y una noticia reflexiva pasa a formar parte de un arma de demolición, aquí se desvirtúa todo y comienza la distorsión del evento, la gente comienza a hablar de una problemática, de una desidia por parte del gobierno y comienza a buscar responsables donde no los hay.

De acuerdo al estudio de Ipsos, la población peruana percibe que la mayor cantidad de muertes son provocadas por la violencia interpersonal pero la realidad indica lo contrario, más gente muere en el Perú por enfermedades coronarias o cáncer. De acuerdo a esta realidad, nuestra preocupación debería enfocarse primero a la salud pública. Ahora, esto no quiere decir que no exista violencia interpersonal, simplemente que hay que darle el peso debido a cada problema.

Xenofobia

Igualmente sucede con el señalamiento a la comunidad inmigrante venezolana, de acuerdo a la cadena de noticias londinense BBC, de 730,000 denuncias de delitos realizadas el 2019 en el Perú, solo el 1.8% involucraron a ciudadanos venezolanos, como sea, la prensa le da amplia cobertura a estos delitos y los hace ver como si fuera algo insostenible que estaría generando un caos en el país. Sin embargo, esto no quiere decir tampoco que no exista un problema con la migración venezolana, pero es controlable. Lo que no podemos permitir es que se genere un sentimiento de xenofobia.

En los últimos años ingresaron al Perú alrededor de 800,000 venezolanos, con los datos recogidos por las denuncias de delitos, estaríamos hablando que del total de venezolanos, solo un 1.64% due denunciado por algún delito. ¿Estamos señalando a toda una comunidad por los delitos cometidos por el 1.64%? Es entendible que se genere un clima de xenofobia cuando las noticias que involucran a inmigrantes pertenecientes a esa comunidad son exacerbadas dándole una dimensión que no es la real.

A esto se unen otros factores también mal explotados por la prensa peruana y por rumores creados en redes sociales como por ejemplo las expresiones de algunos venezolanos contra nuestras ciudades, playas, mujeres, comidas, etc. Aquí no solo se exacerba el sentimiento anti inmigrante si no que los rumores y la prensa apelan a un sentimiento de patriotismo inflamado que en vez de ayudar a enfrentar y solucionar un problema, lo agranda hasta convertirlo en tema nacional irracionalmente.

Realidad

De acuerdo a cifras del Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI) del 2019, en el Perú el 26.8% de la población fue víctima de algún tipo de hecho delictivo (robo, asalto, estafa, intento de asalto, etc.), esta cifra contrasta con los datos del 2018 donde el porcentaje de víctimas estuvo por el orden del 26.4%, lo que indica que existe una diferencia del +0.4%, esta diferencia en estadística es irrelevante por lo que podemos determinar que no hubo variación. Lo curioso del tema es que los porcentajes de la población que denuncia los delitos ante las autoridades se mantienen en las mismas condiciones.

Fuente: INEI

Como sea, las personas no denuncian los actos delictivos por diversas razones, aquí me detengo a analizar un poco los datos del INEI y es que la mayor parte de las personas no denincian los delitos porque lo consideran una pérdida de tiempo, esto quiere decir que no hay confianza en las autoridades tanto policiales como judiciales. Sin embargo, existe un 17% que considera que los delitos no eran de importancia por eso no los denunciaron. El delito es importante sea cual sea su relevancia, los peruanos somos complacientes ante hechos delictivos y no tenemos una cultura de hacer justicia y esto se traduce en la elección de autoridades que generalmente terminan delinquiendo (¿Recuerdan el famoso “roba pero hace obra”?.

Fuente: INEI

Ahora bien, el INEI arroja cifras interesantes en cuanto a los hechos delictivos, por ejemplo, nos muestra que la principal causa de delito es el robo de cartera, celular (14 de 100 peruanos sufrieron un asalto de este tipo), este mismo cuadro nos muestra que la estafa es el tercer delito que más sufren los peruanos y que el secuestro y la extorsión pasan casi desapercibidos. En “otros”se encuentran el maltrato físico de personas no miembros del núcleo familiar.

El mismo informe del INEI para el 2019 señala que el total de denuncias por homicidio ascendieron a 2031 entre Enero y Setiembre, para el mismo período del año 2018 se habían reportado 2115 homicidios. Esto señala que hubo una ligera reducción el 2019 con respecto al período anterior. Ahora bien, estos datos solo demuestran que la percepción de la violencia está sobre dimensionada y que los datos nos muetran otra realidad.

Pensamiento Crítico

Una de las principales causas de esta percepción errónea es la falta de desarrollo de habilidades de pensamiento crítico en el grueso de la población. Pero, ¿Qué es el pensamiento crítico? El pensamiento crítico es la capacidad que tenemos los seres humanos de discernir la información para emitir un análisis razonable, lógico y objetivo. Por ejemplo, para poder definir si existe una crisis de violencia delincuencial en el Perú, no solamente deberíamos buscar información relevante en la prensa, existen información académicamente válida en fuentes científicas como el INEI. De igual manera, existe información relevante que puede ser contrastada para definir, de acuerdo a sus fundamentos, cual es la información válida a fin de emitir un juicio objetivo.

En el Perú nos hemos acostumbrado al chisme, somos una sociedad chismosa que se deja llevar por fuentes desinformadas, estas fuentes generalmente tienen un condicionamiento tendencioso y responden a intereses particulares. Un buen ejemplo es lo sucedido en los 90’s con la manipulación de la prensa por parte de la dictadura fujimorista. Hoy no es el gobierno quien manipula a la prensa, el poder ha pasado a un poder fáctico de índole económico que es el que domina el sector de las comunicaciones y direcciona las noticias a conveniencia.

Esto gana relevancia y preocupación porque al igual como lo hacen con la percepción de ciertos actos, manejan y manipulan la información en tiempos de elecciones y terminan condicionando el voto, y usted ciudadano peruano les compra todo lo que le venden por su incapacidad en el discernimiento de la información. Usted le da credibilidad a los memes en las redes sociales, le da credibilidad a los titulares tendenciosos, le da credibilidad a seudo periodistas que lanzan “noticias” sin ningún asidero razonable ni sustento, usted les cree y después, generalmente, termina quejándose. ¿Cuándo aprenderemos?

Be First to Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *